Home » Columnas » Yarda 50-Mala fortuna en los vaqueros

Yarda 50-Mala fortuna en los vaqueros

info heading

info content

por Marco Murrieta

La columna de esta la quiero dedicar a un acontecimiento que tenía tiempo que no observaba en la NFL (hasta donde mi memoria alcanza, si alguien tiene el dato contrario, espero me lo comparta), esto es que en un par de semana consecutivas, el mismo equipo perdió a su receptor estelar y posteriormente a su quarterback titular, un acontecimiento que a mi gusta es muy singular.

Los Vaqueros de Dallas se encuentran en una situación en la que muy pocos equipos quisieran estar, luego de haber perdido al mejor receptor del equipo, Dez Bryant quien la campaña anterior tuvo más de mil yardas por recepción y ayudó a los texanos a llegar al juego divisional ante Green Bay, Bryant durante la pretemporada se negó a estar en algunos campos de práctica obligatorios e incluso en algunas reuniones de veteranos estuvo ausente, esto porque el receptor abierto quería un contrato de largo plazo de la estrella solitaria, no dejó de luchar hasta conseguirlo, pero ahora después de sufrir una fractura en el pie en la semana inaugural ante los Gigantes de Nueva York estará fuera de los emparrillados por 8 semanas, en las cuales no podrá ayudar a su escuadra, hay mucha gente que dice que esto fue “karma” luego del comportamiento para con el equipo durante el off season y la pretemporada.

Por otro lado, en el juego de la semana dos ante las Águilas de Filadelfia, el mariscal de campo de los Vaqueros, Tony Romo sufrió una fractura de clavícula luego de que en una jugada un defensivo de Filadelfia cayera encima de él, ocasionando la fractura, con dicha lesión, Romo estará fuera de circulación hasta principios de noviembre, con lo que la ofensiva del equipo de la estrella solitaria se verá mermada significativamente.

Desde mi perspectiva es más grave la lesión de Romo, que la lesión de Dez Bryant, ya que hay que recordar que el primer equipo tuvo que acostumbrarse a trabajar en la pretemporada sin la presencia de Bryant, ya que se encontraba negociando su contrato, por lo que el demás cuerpo de receptores de los vaqueros tuvieron tiempo para que Tony Romo pudiera trabajar más con ellos y conocerlos a profundidad y eso finalmente se vio reflejado en el duelo contra los Gigantes, ya que en las últimas series ofensivas trabajaron sin Dez, quien ya había salido por la lesión que sufrió y su ausencia no afectó en lo más mínimo la producción ofensiva de los de la estrella solitaria, sin embargo con la lesión de Tony Romo hay muchas dudas respecto al ataque y al destino del equipo en general, sobre todo luego de que los números de Romo en 2014 fueron muy buenos, con más de 3500 yardas por aire y 34 anotaciones, se esperaba que este año superara dichas cifras, sobre todo porque ya estaba recuperado al cien por ciento de la espalda.

Ahora el panorama para los de la estrella solitaria cambia repentinamente, ya que la ausencia de Romo definitivamente más impacto que la lesión de Bryant. ¿Qué está haciendo la directiva vaquera para tratar de aminorar ésta pérdida? Después de haberse especulado en los días posteriores a la lesión de Tony, de que Brandon Weeden sería el que tomara los controles de la ofensiva, el día de ayer se anunció la contratación de Mat Cassel, ex quarterback de los Patriotas que suplió a Tom Brady en la temporada que sufrió una lesión que lo dejó fuera todo el año, así mismo jugó como mariscal de campo con los Jefes de Kansas City, los Vikingos de Minesota y finalmente en los Bills de Buffalo; por lo que sin duda se tendrá un quarterback con experiencia de juego en NFL por lo que eso pudiera equilibrar la ofensiva para que no se resienta tanto la ausencia de Romo.

Considero que una de las principales ventajas que tienen los entrenadores de los Vaqueros son dos: Uno, cuentan con una de las mejores líneas ofensivas de la liga, por lo que el ataque terrestre durante la ausencia de Tony Romo será fundamental, sobre todo para poder ayudar al mariscal de campo y quitarle la presión de sólo lanzar el balón, por otro lado, la calidad de linieros ofensivos le aseguran a Cassel una protección respetable para que pueda lanzar el balón sin demasiada presión.

Dos, la defensiva deberá tener grandes actuaciones para que la ofensiva no se vea tan presionada, por lo que los pupilos del coordinador defensivo Rod Marinelli tendrán que seguir jugando al nivel que han mostrado en este inicio de temporada y así mismo incrementarlo. Entonces la clave desde mi perspectiva para que el barco vaquero no se hunda deberá ser: línea ofensiva dominante y defensiva sólida (sé que no estoy descubriendo el hilo negro), habrá qué ver la manera en que enfrentan la crisis y ver qué resulta cuando Dez y Tony regresen al campo.

Hasta la próxima

Comenta

No te lo pierdas!

Deporte con puntos y comas-Deporte y empoderamiento femenino

El deporte constituye en la actualidad uno de los pasatiempos mundiales de mayor importancia, esto …

Leave a Reply

Or